SOMOS AMICUM

¡Únete a nuestra comunidad!

Image Alt

Centro AMICUM

La soledad: un problema de salud pública

.

¿Sabías que en Europa existe el Ministerio de la Soledad? En 2018, el Reino Unido fue el primero a tomar esta medida. Tracey Crouch fue escogida para dirigir un grupo gubernamental con responsabilidad por las políticas relacionadas a la soledad. Pero, ¿por qué la soledad puede llegar a ser un problema de salud pública que requiera una medida como esta?

En enero de 2020, fue publicada la Enciclopedia de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. La publicación consta de 17 volúmenes, los cuales abordan los diferentes desafíos que tienen como organización a nivel mundial. Como autoridad mundial, la OMS ha reconocido que la soledad es un problema de salud pública. Por eso, el tema de la soledad fue abordado en el tercer tomo, en el cual se presentaron datos sobre el impacto de la soledad en el bienestar. A continuación, algunas informaciones presentadas por los autores.

.

Efectos que convierten a la la soledad en un problema de salud pública

.

  • La soledad puede afectar la salud tanto como lo hacen el cigarrillo y el consumo excesivo de calorías.
  • Es un factor predictivo en la presión alta y enfermedades cardíacas.
  • Conlleva a un declive cognitivo en el cual la capacidad mental para asimilar información es limitada.
  • Aumenta el riesgo de mortalidad en un 26%.

.

No tener un grupo al cual pertenecer o un círculo de amigos en quien confiar puede acarrear consecuencias significativas. En el Reino Unido, el número de personas que sufre de soledad crónica llega a los 9 millones. Eso representa el 13,7% de la población total. Consecuentemente, la salud de estas personas se ve afectada, lo que significa un incremento de gastos por parte del sistema de salud. Como podrás imaginar, el hecho de que la soledad sea un problema de salud pública significa inversiones significativas de dinero. O, menor calidad de vida a causa de la falta de recursos.

.

Factores que influyen al medir la soledad

La soledad no es algo que se pueda medir de forma concreta. Esto se debe a que la manera en que la soledad es percibida varia según el contexto socio-cultural. En lugares donde la cultura individualista es marcada, la soledad es vista como sinónimo de independencia, mientras que donde se valora más la colectividad, se percibe de forma negativa.

En este sentido, la nacionalidad y sus aspectos culturales predicen mejor los niveles de soledad de la población que los factores de edad y de género. De igual manera, el hecho de que las mujeres que se sientan solas represente un porcentaje mayor en las encuestas, también da información sobre el comportamiento del sexo opuesto. Se ha visto que los hombres tienen más dificultad en aceptar tal condición y expresarse. Por lo tanto, se debe tener especial precaución al momento de generalizar los resultados de los estudios.

.

Factores que acentúan el problema de salud pública

La desigualdad social y económica es una característica de los países latinoamericanos. Esta realidad es uno de los factores que aumentan la vulnerabilidad. Por ejemplo, personas de clase baja tienden a sentirse más solos. Por otro lado, tener un trabajo fijo significa tener una rutina, mantener contacto con otras personas y estar involucrado en un propósito colectivo. De esta forma, el tener un empleo representa más oportunidades para construir relaciones significativas y evitar el aislamiento social. El trabajo informal es algo muy presente en varios de nuestros países, lo que conlleva a una mayor disposición de sufrir de soledad.

Un estudio publicado en abril de 2020 por la compañía de publicación y análisis, Elsevier, revela que la mayor encuesta sobre soledad fue realizada en 2018 por la Corporación Británica de Radiodifusión (BBC). Después de analizar los resultados de más de 46 mil participantes se identificaron aspectos que caracterizan a quienes se sienten solos. Las personas encuestadas eran de 16 a 99 años. Ya que eran de 237 países diferentes, tanto las culturas colectivistas como las individualistas fueron representadas. Las preguntas que respondieron los participantes corresponden a la versión abreviada de la Escala de Soledad de UCLA, que se compone de las siguientes preguntas:

¿Te falta compañía?
¿Te sientes excluido?
¿Te sientes aislado de los demás?
¿Te sientes en armonía con la gente que te rodea?

.

Resultados de las encuestas sobre soledad

Los participantes indicaron, para cada pregunta, con qué frecuencia le sucedió en una escala de 1 (nunca) a 5 (siempre). Los investigadores llegaron a cinco conclusiones.

  1. La soledad aumenta con el individualismo
  2. Disminuye con la edad
  3. Es mayor en hombres que en mujeres
  4. La edad, género y cultura interactúan para predecir la soledad, acentuando sus efectos.
  5. Los más vulnerables son hombres jóvenes en culturas individualistas.

Aunque estos resultados indican que hay mayor riesgo en contextos específicos, los mismos investigadores resaltan que cada grupo de edad experimenta desafíos en la conexión su entorno social. Aquí hay algunos de ellos.

Sin importar la etapa de la vida en que te encuentres, Dios quiere estar presente. Él más que nadie está dispuesto a ser tu amigo incondicional. Esa fue la experiencia de David. Cuando todos le dieron la espalda, sintió la mano de su Creador guiándolo y dándole fuerzas para continuar.

.

» A pesar de todo, siempre he estado contigo; tu poder me mantiene con vida, y tus consejos me dirigen; cuando este mundo llegue a su fin, me recibirás con grandes honores. ¿A quién tengo en el cielo? ¡A nadie más que a ti! Contigo a mi lado, nada me falta en este mundo. Ya casi no tengo fuerzas, pero a ti siempre te tendré; ¡mi única fuerza eres tú! «

Salmos 73:23-26 

.

Hoy, tú también puedes abrirle el corazón a Dios y decirle cómo te sientes. Si has recibido su consuelo en algún momento, puedes compartir tu experiencia en los comentarios. Si necesitas ayuda, dinos cómo podemos darte una mano.

Periodista y productora de contenido de la Universidad de Montemorelos Virtual.

Escribe tu comentario